Lunes 23 de Octubre, 04:43 hs
FACTORES LABORALES

El talento y la identificación, nuevos paradigmas de las empresas para retener empleados

Sólo un 14 por ciento de los ejecutivos cree que la organización tradicional jerárquica beneficia la eficiencia de las compañías.

El talento y la identificación, nuevos paradigmas de las empresas para retener empleados

TALENTO JOVEN.Las empresas apuntan a retener a los mejores.

TALENTO JOVEN. Las empresas apuntan a retener a los mejores.

El nuevo marco económico y cultural ha provocado que las direcciones de las empresas pongan sus ojos en otros factores más descuidados en décadas anteriores, según consigna un artículo de El Mundo. 

"Las compañías centran ahora sus esfuerzos en atraer y retener el talento. Hoy en día sólo el 14% de los ejecutivos piensan que la organización tradicional jerárquica beneficia la eficiencia de las compañías”, expresa el informe y explica que desprende de los datos aportados por La Guerra por el Talento, un estudio elaborado por Llorente & Cuenca, consultoría que ha entrevistado a más de 50 directivos de Recursos Humanos y Comunicación de empresas como Abertis, Aena, Bayer, Cellnex Telecom, Coca-Cola, El Corte Inglés, Iberdrola, Leroy Merlin, Microsoft Ibérica, Telefónica, entre otras.
 
"La renovación del modelo de estructura empresarial es el resultado de un nuevo tipo de aspirante a empleado, con otros objetivos y con otro tipo de preparación que en generaciones anteriores. Como consecuencia de ello, el papel del empresario y del ejecutivo ya no es el mismo, modificándose de forma drástica. Además, la experiencia ha dejado de ser un valor imperativo, a la vez que se han aumentado las expectativas y aspiraciones de una nueva generación que entra en un mercado laboral que está obligado a adaptarse a estas nuevas circunstancias”, afirma. 
 
Precisamente el estudio hace especial hincapié en la necesidad de la convivencia intergeneracional dentro de ese mercado laboral en constante cambio. "La llegada de los ya conocidos como millennials hace coincidir en un mismo marco a los baby boomers y la generación X -a la espera de la llegada de la generación Z-.Son las características de cada una de esta generaciones las que han provocado esa adaptación empresarial, con la que se busca satisfacer la demanda social aprovechando los rasgos de cada uno de ellos dentro de un mismo ámbito”, sostiene. 
 
Y agrega que "una compensación entre empleados que ha hecho a las grandes compañías elaborar un arduo trabajo interno estos últimos años. Por tanto, se ve una relación directa con la transformación cultural que ha dado nuevos conceptos. Ejemplo de ello es el talent engagement, que piensa en el empleado incluso antes de que forme parte de la empresa”. 
 
En esa línea, el director de Comunicación y RSE de Leroy Merlin, Rodrigo de Salas, ha afirmado durante la presentación del estudio que "el talento se ha convertido en nuestro principal factor en este ecosistema cambiante. El cliente ha cambiado y, sus cambios, exigen cambios en tu empresa". Con un nuevo empleado que deja de ser un productor pasivo que motiva la reestructuración de la compañía, de Salas comenta que ahora se dedica mucho más tiempo a la formación, "la clave está en incorporar nuevas generaciones más tecnológicas con las otras generaciones offline, encontrando un punto en común dentro de la diversidad", añade.
 
Esta idea la secunda también el director de Comunicación Interna de Telefónica, Aitor Goyenechea, para quien si se consigue que las diferentes generaciones trabajen en común "también logramos que el talento sea común, dándose un nuevo marco en el que los clientes son los dueño de la marca". Entre los datos recogidos en el análisis de Llorente & Cuenca destaca que los millennials suponen el 38% de la fuerza laboral actual, previéndose para 2025 que ocuparán el 75%. Además, el estudio recoge esa nueva comprensión de la vida laboral, donde el 40% de esos millennials afirman estar alineados con el propósito de sus compañías. Cifra que complementa al 38% de esta generación que espera dejar, en los próximos dos años, la compañía en la que trabaja. No es para menos, y es que el 72% de éstos espera convertirse algún día en su propio jefe. 
 
"Las cifras confirman la necesidad de la conversión interna, donde el empleado juegue un papel más relevante, se identifique con los objetivos de la empresa y se sienta valorado. Así, el 84% de los jóvenes no trabajaría en una compañía que no comparta sus valores, tendencia en cambio, ya que sólo el 13% de la fuerza laboral actual se siente realmente comprometido por la empresa”, aporta el estudio. 
 
Finalmente, asevera que "ese nuevo marco empresarial ha servido para que las grandes compañías asuman el nuevo reto de atraer el talento y adaptarse también a las nuevas exigencias que se le reclaman incluso desde sus aspirantes a empleados. Ahora, las empresas deben tener más en cuenta una propuesta de valor que sirva para atraer el nuevo talento emergente que se conjugue con el talento ya existente”.

Comentarios Libres