Jueves 22 de Febrero, 07:20 hs
EMPRENDIMIENTOS

La cerveza y el vino toman forma identitaria en Amaicha

A la ya famosa bodega se suma la cerveza artesanal de algarroba, que un grupo de comuneros indígenas lleva adelante con apoyo del Estado.

La cerveza y el vino toman forma identitaria en Amaicha

REFERENTES.Los responsables de la cerveza de algarroba La Ñusta, junto a funcionarios tucumanos.

La cerveza y el vino toman forma identitaria en Amaicha

BUEN VINO.La bodega Los Amaicha da trabajo a 40 familias.

BUEN VINO. La bodega Los Amaicha da trabajo a 40 familias.

Amaicha de Valle suma atractivos para sus visitantes. A sus tradicionales especias, las fortalezas turísticas, las artesanías y la cadena de valor de la lana, se suma la cerveza de algarroba.

Un grupo de jóvenes, egresados del Instituto de Enseñanza Superior (IES) anexo Amaicha de Valle, especializados en Agroindustria de los Alimentos, montaron en 2011 una fábrica con la que producen unos 60 litros semanales

"La comunidad indígena nos prestó un local en comodato por diez años y por el momento trabajamos allí seis personas para realizar la producción”, le dijo a Norte Económico Enzo Balderrama, referente de la cervecería y comunero.

Explicó que su producto principal, la cerveza de algarroba, se denomina La Ñusta, mientras que tienen una variante tradicional de malta, llamada La Pacha.

"Producimos unos 60 litros semanales y vendemos en nuestro local y en los negocios de Amaicha”, afirmó.

Balderrama contó que "tenemos proyectos para erigir una planta en un local más grande y pensamos amentar la producción a unos 190 litros semanales”.

Explicó que a diferencia de la cerveza tradicional, la que elaboran es natural y carece de conservantes.

Respecto del apoyo estatal, contó que "vamos a recibir un equipamiento que nos llevará a producir más, con lo que podremos expandir nuestro mercado”.

Finalmente, reveló cómo es el proceso de elaboración: "Revalorizamos la algarroba; para producir la cerveza juntamos la vaina, la asentamos, lavamos, seleccionamos y molemos; así obtenemos la cascarilla y la harina y la tamizamos. La cascarilla la utilizamos para elaborar la cerveza mientras que la harina la vendemos aparte”, concluyó.

La semana pasada, la cervecería recibió la visita de los ministros de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, y de Interior, Miguel Acevedo, en el marco de una entrega de 748 mil pesos a la comunidad indígena para el desarrollo de distintos emprendimientos productivos de los comuneros.

El cacique de la comunidad, Eduardo Nieva, es además, el comisionado rural de Amaicha del Valle.

Del vino

La producción vitivinícola de Tucumán se comercializa mediante más de 90 etiquetas. Una de las bodegas que integra el sector es "Los Amaichas”, que funciona como un modelo de economía solidaria, ya que genera empleo para 40 familias que viven en distintas localidades de los Valles Calchaquíes.

Las familias de la zona se dedican a la producción de las uvas malbec y criolla que se utilizan en la bodega para la elaboración de dos variedades de vino tinto. Los productos se comercializan mediante una única etiqueta identificada con el nombre de Sumak Kawsay, cuya traducción desde la lengua indígena es "Buen vivir". La capacidad de producción de la bodega, que administra la comunidad indígena Los Amaichas, es de 50.000 litros.

Gabriela Balderrama, una de las encargadas de las instalaciones, señaló que en la actualidad comercializan las últimas botellas de su primera producción, que consistió en un lote de 9.900 botellas con vino de uva malbec y 1.500 envases con vino de uva criolla. "La primera producción se inició en 2015 y la comercialización se puso en marcha en febrero de 2016. Estamos contentos porque en este período vendimos casi toda la producción”, manifestó la emprendedora.

 

El cultivo y la cosecha de las uvas que utiliza la bodega Los Amaichas para la producción de los vinos se desarrolla en un área amplia de los Valles Calchaquíes, que se extiende desde Ampimpa, pasando por Los Zazos, Amaicha del Valle, Calilla y El Paso, hasta las Ruinas de Quilmes, y una altura que oscila entre los 2.100 y los 2.500 metros sobre el nivel del mar. "Este nos permite tener un vino de gran calidad”, subrayó la encargada de la bodega.

Comentarios Libres